viernes, 10 de marzo de 2017

Vida sin dogal-.

A quién le vamos a decir,
ahora, que la vida no valía
para nada? Que sólo se trataba
de un síntoma, mas que de una
enfermedad? Que la vida, esa
ausencia, se nos presentaba en
cada rincón, en cada desván,
con una gracilidad que no daba
origen a nada? Si la dejamos pasar,
si pretendimos ser invisibles, a quién,
o a quiénes, debimos someternos antes
de comenzar?

©
Publicar un comentario en la entrada