viernes, 10 de marzo de 2017

Mejor-.

A qué tantas palabras,
maleza de otros conceptos,
sombras de ruinosos argumentos:
más vale quedarse callado
que apostar por esa falacia.
A qué tantas, tantísimas palabras,
números o signos, parches para la vida,
rosas que hay que poner en una tumba.
Se acabaron las palabras.


©
Publicar un comentario en la entrada