jueves, 9 de marzo de 2017

Frugalidad-.

Y no tener más que un mobiliario
inoportuno e ineficaz salvando mi
naufragio en ultra mar, ser tan delicado
que apenas roza el cansancio de una barba
de dos días, de un retozar en la sombra,
de un malestar generalizado y de tanta utópica
barbilla. Y no tener más que este cuerpo
desaliñado y ostentoso, que guarda más muertos
en sus sienes que un miserable asesino a sueldo.
Y por qué, por qué, por qué? Tantas preguntas
se me van, que rozo la locura, y el delirio- quién es
capaz?-, atenaza
mi maridaje ocasional. Ser un bonzo en la sombra,
ser un kamikaze frugal, una criatura helada
tras las sobras del banquete nupcial.

©
Publicar un comentario en la entrada