sábado, 11 de marzo de 2017

Bálsamo-.



Marcas, en tu piel,
un territorio balsámico
donde nocturnas vicisitudes
o calendarios importunos,
no significan nada.
Vuelo con tus alas de ángel
sobre robledales de desdicha,
tenues opacidades del olmo aquel,
que en vigilia, se mantiene tronco
acerado contra la noche de fondo.
Mi piel es indagada, investigada
por ti, cuya bendita mano se desliza
por heridas y mutilaciones, asombrosas
amputaciones del alma que quiere
regresar a su viejo enclave de alas
y estorninos.
La música de Schubert en este caso
nos alza y nos encuentra en el aire,
haciendo caso omiso de las repercusiones
que en tierra, alcancen nuestros actos
y premuras libidinosas.
Y yo soporto tus alas y tú, las mías,
en idéntico acto de reciprocidad hermoso
nuestro cuerpo funde la sangre coagulada
en una sola primavera.

®
Publicar un comentario en la entrada